Salta

Salta la linda

La Poma, el pueblo que no quiso morir

Una vez que dejamos el Abra del Acay y seguimos hacia el Sur por la Ruta 40, llegamos a La Poma, pequeño pueblo salteño sobre la margen occidental del río Calchaquí.

La Poma fue un importante centro de comercio en el Valle Calchaquí hasta su casi total destrucción por un terremoto en 1930 en vísperas de Navidad; hoy sólo quedan poco más que ruinas. Un millar de pasos más al sur se levantó entonces “Poma Nueva”.

Aún se pueden explorar las ruinas de La Poma Vieja.

Aquellos que siguen la Ruta 40 en dirección a Cachi no deben perderse “El Puente El Diablo”. Se trata de una formación singular donde el río Calchaquí, que ha cavado un profundísimo cañón al que hay que descender a pie, perforó un túnel decorado con hermosas estalactitas multicolores.

 

Cachi, la somnolienta

Cachi es una pequeña localidad ubicada en el norte de los valles Calchaquíes. El pequeño pueblo se encuentra al pie del Nevado de Cachi y a orillas del río Calchaquí.

El Nevado de Cachi es un cerro de 6320 m de altura al que es posible apreciar desde la verde Cachi Adentro, lugar ubicado a 6 km del pueblo.

Se conoce a Cachi como la “Capital Nacional del Cardón”, pues se encuentra en el borde del Parque Nacional Los Cardones. En esta región el uso del cardón fue generalizado; desde la época precolombina hasta hoy día se emplea para la construcción de pisos, techumbre, puertas, ventanas muebles y telares.

En vísperas de la fiesta patronal San José de Cachi se realiza en la plaza, frente a la Iglesia y al Museo Arqueológico, la tradicional Quema de los Cardones. El 15 de marzo, día del santo patrono, una multitudinaria y colorida procesión recorre las calles.

 

Ponchos, ajíes y cardones: Seclantás

Seclantás es una población ubicada en la margen hidrográfica izquierda del río Calchaquí. Se destacan su iglesia y, en la lejanía, el Nevado de Chuscha, de 5512 m de altura. De los hielos de este cerro se desprende el río Santa María que, junto al Calchaquí, formarán luego el Juramento y el Salado del Norte.

Enfrente de Seclantás se desprende un camino algo tortuoso que se interna en la precordillera y conduce a una de las comarcas más encantadoras que pueden encontrarse a la vera de la Ruta 40: la laguna Brealito, de color turquesa, a espaldas del Nevado de Cachi.

Fotos gentileza Federico del Pup


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

wp-puzzle.com logo