ruinas

El pasado indígena

Al sur de Cayafate llegamos a Santa María, considerada la capital de los Valles Calchaquíes.

Santa María, llamada en la antigüedad Valle de Yokavil, es una ciudad de Catamarca, ubicada a 332 km de la capital de esa provincia.

Santa María estuvo densamente poblada por aborígenes y hay ruinas que en la actualidad siguen en pie, como las ruinas de Fuerte Quemado, ubicadas muy cerca de la ciudad.

Las huellas están presentes también de manera viva: los misachicos (procesiones religiosas en honor a un santo o a la virgen) son acontecimientos frecuentes en la campiña catamarqueña.

cafayate

 

Ciudad Precolombina de los Quilmes

Ubicada junto a la Ruta 40, al norte de Santa María, esta extensa ciudad constituye uno de los contados ejemplos de perfecta planificación indígena urbana. Es parte de la provincia de Tucumán.

Estos restos, considerados los de mayor asentamiento aborigen de Argentina, son los restos de los Kilmes o Quilmes, pueblo originario que fue arrasado durante la guerra contra los españoles.

Los Kilmes construyeron asentamientos y tuvieron una gran cultura, pero en 1667 sufrieron una terrible derrota a mano de los españoles. Los sobrevivientes (muy pocos) fueron obligados a irse de los valles y fue entonces que llegaron a la orilla del río de la Plata en Buenos Aires.

ruinas

Punta de Balasto

Al sur de Santa María, sobre la Ruta 40, se encuentra esta localidad en la que es posible visitar la fortaleza indígena de Ingamana. Es considerada una Machu Pichu argentina.

No sólo conserva sus contrafuertes, sino también montículos de piedras apiladas que servían a los habitantes como munición para defenderse de posibles atacantes.

Hasta hoy en día, descendientes de esta tribu originaria reclaman las tierras.

 

Otras excursiones

Desde Punta de Balasto se pueden hacer algunas excursiones abandonando el trazado troncal de la Ruta 40.

Por la Ruta 47 en dirección a Minas Capillitas hasta el paraje Ingenio del Arenal, hay un antiquísimo molino de oro, hoy en parte arrasado por aluviones. En otras épocas se molía y se lavaba el metal amarillo.

Si en vez de apartarnos, continuamos por la Ruta 40, en dirección al sur, llegamos a un camino que conduce a La Hoyada, en cuya cercanía, curiosas cuadrículas de piedra pertenecientes a los pueblo primitivos confunden a los arqueólogos quienes no logran explicar su finalidad.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

wp-puzzle.com logo