dino

De Villa Unión a la Luna y a la Era de los dinosaurios

Hacia el sur de Villa Unión, más allá del Cañón de Talampaya, se puede acceder a Agua Escondida y a Ischigualasto.

Antes de llegar allí, una de las atracciones más espectaculares -aunque menos visitada por su difícil acceso- es el Portal de los Huarpes, un puente natural de unos cuarenta metros de largo y diez de alto, ubicado en Sierra de Vilgo.

Sierra de Vilgo está ubicada a 130 km de la ciudad de La Rioja y es la continuación de la Sierra de Famatina. Es paralela a la Sierra de Velazco.

Un valle como en la Luna

El Parque Provincial de Ischigualasto, que en lengua quechua significa “sitio donde se posa la Luna” está ubicado en el extremo norte de la provincia de San Juan. Está a 273 km de la ciudad de San Juan y a 80 km de San Agustín del Valle Fértil

Más conocido como Valle de la Luna por su parecido con el paisaje lunar es célebre dentro de la comunidad científica por ser una importante reserva paleontológica.

Es el único lugar del mundo donde puede verse el paisaje que se veía hace 230 millones de años, más concretamente en el Período Triásico… ¿Qué es el Triásico? Es uno de los períodos en los que está dividida la famosa Era Mesozoica que duró 180 millones de años en los que reinaron los dinosaurios.

Las eras y períodos geológicos son medidas de tiempo que establecen los científicos y detectives del pasado para estudiar la historia del planeta. La Tierra tiene tantos años que a nosotros nos parece casi impensable. Por ese motivo, estas divisiones ayudan y suelen definirse y agruparse por momentos que comparten ciertas características o por algún hecho contundente, ya sea una glaciación o extinción masiva de especies.

La Era Mesozoica está dividida en tres periódos: el Triásico, que comenzó hace 251 millones de años y concluyó hace 201 millones de años; el Jurásico -más conocido por la película que lleva su nombre- que comenzó hace 200 millones de años y terminó hace 145 millones de años; y el Cretácico, que tuvo inicio hace 144 millones de años y su trágico -y favorable para nosotros- final (junto con el final del reinado de los reptiles gigantes) hace 65 millones de años.

Lo que hace único al Valle de la Luna

En ese momento, en la Era Mesozoica, el planeta era distinto, todos los continentes estaban unidos en un gran bloque llamado “Pangea”.

Cada época ha quedado cubierta por los movimientos de nuestro planeta, que es un planeta muy activo y vivo a diferencia de otros. Las placas tectónicas, erupciones volcánicas, rocas que llegan del espacio y revuelven las entrañas del planeta, el viento, la vegetación: todos estos factores hacen que los paisajes no se mantengan iguales durante mucho tiempo.

Pero el Valle de la Luna, debido a algunos movimientos, se ve como lo veían los primeros dinosaurios en el Triásico. De hecho, se cree que el Valle de la Luna fue la cuna de estos reptiles gigantes, porque los fósiles de aquella especie más antiguos del mundo han sido encontrados allí.

Hay excursiones programadas desde la ciudad y es obligada la visita al Museo para conocer a los primeros dinosaurios: el Eoraptor Lunensis, el Herreraurus y tal vez más adelante el Ingenia Prima, cuyo descubrimiento en julio de este año revolucionó la teoría de que los dinosaurios gigantes, conocidos como “Saurópodos” (los herbívoros de cuello largo) recién habían aparecido en el Período Jurásico.

Hermosa visita para aquellos que o quieren pisar la Luna o pisar épocas lejanas, y maravillarse con los colores que muestran literalmente la prehistoria.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

wp-puzzle.com logo