volcan

Al Sur de Mendoza

En nuestro recorrido desde el norte hacia el sur de la Ruta 40 vale la pena realizar algunos desvíos.

Una vez que pasamos la ciudad de Mendoza, por la que atraviesa esta ruta, es posible tomar la vieja Ruta 40 (actualmente es conocida como la Ruta 101) y seguir disfrutando de las bellezas naturales de la región.

Por la Ruta 101 llegamos a la Laguna del Diamante, ubicada en el departamento de San Carlos, distrito de Pareditas, y aún más al sur, a la región de San Rafael en la que se encuentran el cerro El Sosneado y las termas que llevan el mismo nombre.

 

Volcanes activos

Por su formación y ubicación cercana a la cordillera de los Andes, Mendoza es un territorio de actividad volcánica.

Tiene ocho volcanes activos. Uno de ellos es un conjunto de conos volcánicos en la región conocida como “Payunia”. Los otros están ubicados en la región llamada “el arco volcánico andino” en la frontera entre Argentina y Chile. Estos siete son Tupungatito, San José, Maipo, Descabezado Grande, Quizapu, Tinguiririca y Planchón Peteroa.

Por la vieja Ruta 40 se llega al imponente Maipo, volcán de 5169 m de altura, que tiene a la Laguna del Diamante a sus pies. El nombre “Maipo” significa labrar la tierra.

 

Las termas del Sosneado

El Sosneado es una cumbre ubicada en el departamento de San Rafael (a 140 km de la ciudad del mismo nombre).

Hay tres vías para llegar a El Sosneado desde Mendoza: por la Ruta 143 hasta 25 de Mayo; por la falsa Ruta 40, que corre de Pareditas a las Salinas del Diamante, cruzando por el coronamiento de la espectacular presa del río Diamante en Agua del Toro; o a través de la vieja Ruta 40 (actualmente Ruta 101) por La Jaula.

Para llegar al viejo hotel de las termas hay que seguir el curso del río Atuel por la Ruta pero se debe tener en cuenta -y esto es muy importante- que es de ripio en su totalidad y que algunos tramos no están en buen estado. Por este motivo lo recomendable es transitarla en un vehículo 4×4.

Por otro lado, tampoco hay negocios ni estaciones de servicio, por eso también hay que ir preparados.

Luego de conducir 60 km, en los que El Sosneado acompaña del lado derecho, se llega a los restos del hotel, que está abandonado y en ruinas. El lugar fue un gran centro turístico que abrió en 1938 y duró hasta 1953. No se saben con certeza las causas de su cierre y abandono. Algunos dicen que se trató de un alud. Los dueños prefirieron cerrarlo y aparentemente en principio quedó al cuidado de alguien pero con los años fue abandonado por su cuidador, y las personas y el tiempo hicieron lo suyo y lo dejaron en ruinas.

Es posible entrar en algunos sectores del hotel y también bañarse en las termas de aguas templadas que no son transparentes como uno esperaría. No sólo el agua es turbia, sino que su olor es bastante desagradable, pero no se debe a suciedad sino a la misma composición de sulfuro que las vuelve aguas con propiedades revitalizantes.

 

El Milagro de los Andes

Cerca de aquí cayeron en 1972 los rugbiers uruguayos que sobrevivieron setenta días en un glaciar.

Si Canesa y Parrado hubieran caminado hacia la dirección contraria, hubieran llegado a las ruinas del hotel, a 10 km del lugar del accidente.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

wp-puzzle.com logo